CENTRO INTEGRAL DE SALUD PÉLVICA

¡Un bulto en el testículo¡
5 octubre, 2018
La menopausia
16 noviembre, 2018
Mostrar todo

QUISTES EN OVARIO

¿Qué se conoce en medicina como síndrome de ovario poliquístico?

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) se considera la forma más frecuente de la falta de ovulación y la causa más frecuente de esterilidad de origen ovárico. Se trata de un síndrome de disfunción ovárica que afecta al 6,5-8% de las mujeres. Se diagnostica al menos en un 25% de todas las mujeres con amenorrea secundaria (falta de regla), y aparece en casi la mitad de las que presentan oligomenorrea (reglas escasas), hirsutismo (desarrollo de vello) o ambos. El SOP ha sido asociado con un 75% de los casos de infertilidad anovulatoria. Actualmente, además de por la esterilidad, su importancia radica en el hecho de constituir una endocrinopatía con numerosas secuelas multisistémicas que pueden comprometer la salud general de la mujer; casi el 30-35% de las mujeres con SOP tiene una alteración del metabolismo de los hidratos de carbono, en la mayoría asociado a resistencia a la insulina, y el 7-10% tiene diabetes tipo 2. Además, las pacientes con SOP muestran un incremento en la presentación de dislipemias y enfermedades cardiovasculares, así como una aparición de éstas a edad más temprana.

¿Qué manifestaciones presenta y como se diagnostica?

El SOP es una causa importante de alteraciones menstruales y exceso de andrógenos (hormonas masculinizantes). Se caracteriza por su variedad de manifestaciones clínicas: desde pacientes delgadas con mínimos signos varoniles y menstruaciones regulares, hasta la presentación más severa en mujeres obesas, muy velludas con opsomenorreas (retraso en la regla) o baches amenorreicos (sin regla).

Los criterios diagnósticos de SOP (Rotterdam 2003):

  1. Oligoanovulación y/ anovulación
  2. Hiperandrogenismo clínico y/o en la analítica
  3. Ovarios poliquísticos en la exploración ecográfica: 12 o más folículos de 2-9 mm y/o aumento del volumen ovárico La ecografía debe realizarse en los primeros días del ciclo. Es suficiente si uno de los ovarios cumple este criterio. Deben estar presentes al menos dos de los criterios previos para establecer el diagnóstico. Además, es necesaria la exclusión de otras patologías (hiperprolactinemia, hiperplasia suprarrenal congénita y tumores secretores de andrógenos).

En las pacientes obesas con SOP se deberá realizar estudiar si se trata de un síndrome metabólico mediante estas determinaciones:

  1. Obesidad abdominal (> 88 cm)
  2. Triglicéridos ≥ 150 mg/dL
  3. HDL < 50 mg/dL
  4. Tensión arterial ≥ 130/ ≥ 85 mm Hg
  5. Test de sobrecarga oral de glucosa: glucemia basal (100-126 mg/dL) y/o glucemia a las dos horas (entre 140-199 mg/dL)
  6. Resistencia a la insulina: difícil diagnóstico. Se puede conocer mediante la realización del índice HOMA [insulina en ayunas (µU/mL) x glucemia en ayunas (mg/dL) / 405] .Un HOMA mayor de 2,5 indica insulinorresistencia.

Los motivos de consulta de una paciente con SOP suelen ser trastornos menstruales, signos de hiperandrogenismo y esterilidad. Se realizará una historia clínica completa que incluya antecedentes familiares y personales que incluyan: fórmula menstrual y obstétrica. Posteriormente, una exploración física completa:

  • Exploración ginecológica básica
  • Valoración del grado de hirsutismo según la Escala de FerrimanGalway
  • Valoración de IMC y distribución grasa
  • Ecografía vaginal

Pruebas complementarias:

  • Perfil hormonal: estradiol, LH, FSH, prolactina y TSH.
  • Bioquímica: glucemia e insulina basal, HOMA, HDL, LDL y triglicéridos.

Ante una paciente con hirsutismo solicitaremos:

  • DHEA-S (< 350 mcg/dL).
  • Testosterona total (< 0,8 ng/mL) y testosterona libre (< 1%)
  • 17-OH progesterona basal (< 200 ng/dl).
  • Cortisol plasmático

¿Cuál es el tratamiento?

Dependerá del objetivo de la paciente.

  • Si la paciente es obesa, se debe recomendar la pérdida de peso. Una pérdida de un 5% o más del peso corporal total mejora la endocrinopatía (ya que disminuye la insulinorresistencia y el hiperandrogenismo) favoreciendo la regulación del ciclo menstrual.
  • Si existe resistencia a la insulina: metformina 500-2.000 g/día (reduce la producción de glucosa a nivel hepático y la absorción a nivel intestinal, disminuyendo por tanto la secreción de insulina; además aumenta la sensibilidad a la misma).

Otra alternativa es el Inositol.

  • Si existe deseo gestacional y el resto del estudio de esterilidad es normal (por orden):
    • Inducción de la ovulación: Citrato de clomifeno de elección (50-150 mg/día, durante 5 días desde el 5º al 9º día del ciclo) durante 6 ciclos ovulatorios como máximo. Aproximadamente el 80% de las pacientes ovula con este tratamiento aunque las tasa de embarazo son menores.
    • Estimulación de la ovulación con gonadotropinas a bajas dosis (FSH o LH) e IA-IU.
    • Si fracaso u otras patologías: FIV-ICSI
  • Si no existe deseo gestacional:
    • Si no existe hiperandrogenismo y es necesario regularizar los ciclos: anticonceptivos orales o gestágenos en 2ª fase.
    • Si existe hiperandrogenismo: anticonceptivos orales con efecto antiandrógenico (progestágeno de baja actividad androgénica como desogestrel, drospirenona o gestodeno) asociado a estrógeno a dosis baja (≤35 mcg de etinilestradiol). Si tras 6 meses no se ha conseguido el manejo del hirsutismo, se puede añadir un antiandrógeno (espironolactona de primera elección; acetato de ciproterona 50 mg los días 5º a 14º del ciclo de segunda elección).

https://www.rodriguez-rubio.com/de-que-metodos-anticonceptivos-disponemos/

https://www.rodriguez-rubio.com/hay-dos-uteros-importantes-en-la-vida-de-toda-mujer/

Lucía García-Berbel
Lucía García-Berbel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies